Prevenir hongos con Cola de Caballo

La planta Equisetum arvense, también llamada Cola de Caballo o Equiseto se utiliza para prevenir y tratar ataques de hongos en nuestras plantas. En este artículo veremos sus características, cómo hacer el extracto casero de cola de caballo y una alternativa comercial por si no puedes hacer el remedio casero. También te dejo un vídeo resumen donde ilustro el proceso.

¿Cómo actúa la Cola de Caballo?

Esta planta posee un alto contenido en sílice y contiene Equisetonina, una sustancia tóxica para los hongos. El sílice se acumula en las paredes celulares de las plantas tratadas e impide la penetración de los hongos.

¿Qué hongos ataca la cola de caballo?

Es útil para el control de hongos como la Roya, Oidio, Mildiu, Phytophopthora, Septoria, Botrytis, Alternaria, etc. Para utilizarlo como curativo, es recomendable utilizar la Cola de Caballo cuando veamos los primeros síntomas de la infección por hongos.

Equisetum arvense
 Equisetum arvense L. observado en Portugal por Duarte Frade (bajo una licencia http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/)

¿Cómo hacer fungicida con cola de caballo?

Equisetum arvense se utiliza en forma de extracto, que podemos pulverizar sobre las plantas que queremos tratar o añadirlo al agua de riego. El extracto es simplemente una decocción de la planta en agua. Veamos cómo hacerlo.

¿Dónde conseguir Equisetum arvense?

Suele crecer cerca de cursos de agua o lugares con suelos húmedos. Podemos cortar sus tallos dejando parte de la planta para que rebrote la temporada siguiente. Otra opción es comprar los tallos secos de esta planta. Si vais a recolectar la planta aseguraos de qué especie de Equisetum se trata (ya que hay muchas) y si está permitida su recolección en tu región.

Procedimiento. Pasos:

Existen multitud de recetas donde varían cantidades y tiempos (por lo que sería conveniente probar y comparar resultados), no obstante, nosotros proponemos la siguiente:

  • Añadiremos 100 gramos de cola de caballo fresca por cada litro de agua o 10 gramos de cola de caballo seca por cada litro de agua. El agua es recomendable que sea de lluvia o pozo. Si es agua del grifo puedes dejarla reposar en un recipiente destapado durante un día para que el cloro se evapore.
  • Coceremos durante 30-60 minutos a fuego bajo. Taparemos el recipiente para evitar que se regaste el agua o iremos añadiendo conforme se vaya evaporando.
  • Tras esto, apagaremos el fuego y dejaremos reposar durante aproximadamente 12 horas.
  • Tamizamos para retirar los restos sólidos.
  • Diluimos en agua a razón de: 1 parte del extracto obtenido por cada 3 partes de agua.
  • ¡Listo! Ya podemos pulverizar o regar con él las plantas. Pulveriza al atardecer o cuando la planta no reciba sol directo. Si os sobra extracto de Cola de Caballo podéis guardarlo en un lugar oscuro y fresco, aunque irá perdiendo propiedades, mejor usarlo cuanto antes.
Diluyendo en agua el extracto obtenido
Diluyendo en agua el extracto obtenido

NOTA: La receta proporcionada es apta para pulverizar en plantas en general, NO PARA CONSUMO HUMANO (para darle ese fin infórmate adecuadamente).

Comprar el Extracto de Cola de Caballo

Si no podéis recolectar Equisetum arvense y tampoco encontráis en tienda los tallos secos de esta planta, otra opción es comprar el extracto ya preparado. En el mercado podemos encontrar diferentes marcas. En este caso vamos a poner de ejemplo el EXTRACTO DE EQUISETUM ARVENSE de CULTIVERS. Simplemente tenemos que seguir las instrucciones del envase (10ml / litro de agua) y pulverizar nuestras plantas.

extracto cola de caballo

Fungicida para cactus. Aplicar Cola de Caballo en Cactus.

El extracto de Equiseto que hemos tratado párrafos anteriores ¿Puede usarse en cactus? Por supuesto que si, de hecho es especialmente útil en los semilleros de cactus. Las plántulas de cactus son especialmente vulnerables al ataque de hongos patógenos (tienen una fina piel, están expuestos a una humedad elevada, etc) y aportándoles tratamientos preventivos conseguiremos que un mayor número de plántulas sobrevivan. Uno de los primeros libros que tuve en mis manos, recomendaba pulverizar cada mes o mes y medio el extracto en nuestras jóvenes plántulas.