Gymnocalycium mihanovichii

Gymnocalycium mihanovichii es un pequeño cactus, muy popular y fácil de cultivar. Fue descubierto en Paraguay, donde crece entre herbáceas y otros arbustos xerofíticos que le aportan sombra.

Gymnocalycium mihanovichii 
Petar43, CC BY-SA 4.0 https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0, via Wikimedia Commons

Características

Posee un tallo globoso que puede alcanzar 6 cm de diámetro (Llifle, s.f.). Su cuerpo es de color pardo verdoso (puede tener tonos rojizos) y sus areolas están atravesadas por franjas de colores más claros. Florece a edades relativamente tempranas (normalmente a los 3 años de edad), emitiendo flores de un color amarillo verdoso o amarillo con tonos pardos. Las flores no se abren por completo. Es similar a Gymnocalycium stenopleurum, sin embargo, las flores de este último son blanquecinas o rosadas (en algunos casos se considera a Gymnocalycium stenopleurum como nombre sinónimo de esta especie).

Cuidados de Gymnocalycium mihanovichii

Es un cactus de fácil cultivo y de crecimiento relativamente rápido. Lo ubicaremos en un lugar con luz filtrada o donde reciba el sol directo del amanecer o el atardecer (momentos en los que el sol estará más débil). Necesita sustratos que drenen correctamente y sean ligeramente ácidos (podemos conseguirlo añadiendo algo de turba). Los suelos calizos pueden detener su crecimiento. Lo trasplantaremos cuando la maceta se le haya quedado pequeña (o como norma general cada 2 años). Regaremos dejando que el sustrato se seque entre un riego y el siguiente. Es recomendable que pase el invierno con temperaturas frescas y el sustrato seco (aunque puede soportar algunos grados bajo cero, lo ideal sería que la temperatura no bajase de los 0ºC).

 Gymnocalycium mihanovichii injertado
Gymnocalycium mihanovichii sin clorofila e injertado sobre un cactus columnar. Imagen de khw80 en Pixabay 

Las plagas que suelen afectar con más frecuencia a esta especie son las arañas rojas y las cochinillas algodonosas. Estas últimas pueden desarrollarse sobre su tallo o en las raíces. Es frecuente ver a ejemplares con intensos colores injertados sobre cactus columnares. En estos casos, el Gymnocalycium carece de clorofila y necesita estar injertado sobre otro cactus que lo sustente. Se propaga mediante semillas en primavera. Los ejemplares sin clorofila se reproducen por injerto.

Bibliografía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.