Injertos de cactus

El primer injerto de cactus que vi sólo tenía fines estéticos y eso no me llegó a convencer. Sin embargo, posteriormente descubrí las ventajas que podía tener un injerto de cactus realizado con coherencia. Las principales utilidades que tienen son:

  • Se pueden salvar ejemplares más delicados que han perdido las raíces por pudriciones.
  • Se puede potenciar el crecimiento de aquellas especies de lento desarrollo.
  • Se consiguen floraciones tempranas y por tanto semillas (especialmente útiles para especies en peligro y que necesitamos reproducir para mantener reservorios).

No obstante, todavía me resultaron más interesantes los injertos de plántulas o microinjertos. En esta modalidad de injerto se toman plántulas de cactus y se injertan sobre un portainjertos adulto, de tal manera que obtenemos un crecimiento explosivo en pocos meses. También reducimos el tiempo que pasan los cactus siendo plántulas, ya que es un periodo de más fragilidad. En el siguiente vídeo os muestro cómo hacerlo:

Sin embargo, había una cosa que no me convencía: su aspecto. Quizás soy demasiado purista, pero me gustan los cactus luciendo sobre el sustrato (de la forma más parecida posible a la natural). Así que, imaginaos mi alegría cuando descubrí que los injertos de cactus son reversibles, es decir, la planta injertada puede bajarse del patrón o porta injertos. Lo vemos en el siguiente vídeo: