Reposo invernal

El reposo invernal es un periodo de letargo que algunas suculentas deben pasar en un ambiente fresco. Este periodo comienza a finales de octubre en el hemisferio norte y dura dos o tres meses. La temperatura ideal para que las suculentas pasen esta etapa es de 5-15ºC. 

[toc]

Suculentas que necesitan reposo invernal

No todas las suculentas necesitan un reposo invernal. Existen suculentas resistentes al frío, capaces de soportar el invierno en el exterior; suculentas que necesitan pasar el invierno en lugares cálidos; otras que pueden pasar el invierno tanto en lugares cálidos como fríos; y finalmente, las suculentas que necesitan un reposo invernal. Estas últimas son los denominados Cactus clásicos. Algunos géneros pertenecientes a este grupo son: Mammillaria, Rebutia, Echinopsis, Lobivia, Opuntia y Tephrocactus. También sería recomendable que pasasen el invierno en un lugar fresco otras suculentas como Echeveria y Pachyphytum.

Importancia del periodo de reposo invernal

Mediante esta etapa anual, simulamos las condiciones de su medio natural, permitiendo a estas suculentas recuperarse para posteriormente crecer y florecer de manera correcta. En el caso de Mammillaria y Rebutia es de gran importancia este periodo, ya que es durante la invernación cuando producen las yemas florales que florecerán en primavera.

Preparación de los cactus para el reposo

  • Debemos asegurarnos de que el cepellón esté seco completamente para evitar el riesgo de pudrición de las raíces.
  • Dejaremos de abonar al menos un mes antes de la invernación.
  • Buscaremos un lugar a resguardo de las lluvias para ubicar los cactus durante esta etapa. Sería recomendable proporcionar una cubierta de protección a los ejemplares plantados al aire libre.

Necesidades de los cactus durante el reposo invernal

  • Los lugares para que nuestros cactus pasen el reposo invernal pueden ser, por ejemplo, un lugar en el interior del hogar iluminado y sin calefacción o un invernadero donde las temperaturas no superen los 15ºC.
  • Durante este periodo no debemos regar ni abonar los cactus. Estos consumirán gran parte de sus reservas de agua y mostrarán un aspecto arrugado. No debemos alarmarnos, ya que es un proceso natural, los cactus recuperarán su turgencia tras este reposo.
  • Durante este periodo de reposo, los cactus necesitan menos luz, de hecho, mientras más frío haga, menos luz necesitan. A excepción de los cactus de floración temprana como las Mammillarias o los Stenocactus, a los que proporcionaremos un lugar bien iluminado.
  • Durante el reposo evitaremos colocar cerca de los cactus una fuente de calor, por ejemplo, un calefactor.

Después del reposo

  • De forma general, a principios de marzo en el hemisferio norte, podremos dar por concluido este reposo invernal y comenzar a aclimatar las suculentas a las condiciones ambientales habituales.
  • Tras la invernación deberemos aclimatar a estas suculentas a las condiciones del exterior, ya que si las exponemos directamente al sol sufrirán quemaduras superficiales. Para ello, los primeros días podemos colocarlos a semisombra, bajo una malla de sombreo, sacarlos cuando el cielo esté nublado o exponerlos solo al sol del amanecer/atardecer.
  • Ya podemos volver a regarlas y progresivamente recuperarán su turgencia. En estos primeros días también podemos aplicar agua sobre la superficie del cactus con un pulverizador.
  • Además, esperaremos un mes o un mes y medio antes de volver a abonar. Durante este tiempo las suculentas deberán haber recuperado su turgencia.
  • Atribuciones. Imágenes procedentes de:
  • https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/b/b0/Rebutia_senilis_1.jpg
  • https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Mammillaria_mystax_03.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.