Cuidados por estaciones

Compartir y visitar

Hay tareas que realizaremos durante todo el año, como por ejemplo disfrutar de nuestras plantas ó revisarlas periódicamente en busca de parásitos y afecciones, no obstante, algunas tareas dependen de la estación del año:

Primavera

  • Durante toda la primavera podemos sembrar semilleros y podar.
  • Podemos trasplantar las suculentas germinadas durante el año anterior.
  • Podemos realizar trasplantes de plantas adultas, exceptuando las que hayan comenzado a florecer, que esperaremos a que concluyan para hacerlos.
  • Cuando las especies que manteníamos sin riego durante el invierno hayan recuperado su turgencia, podemos abonarlas nuevamente.
  • Comienzan a elevarse las temperaturas, así que nos aseguraremos de que los invernaderos y ubicaciones de nuestras plantas suculentas tengan una adecuada ventilación, que permita la salida del calor.
  • A mediados de primavera será el momento ideal para injertar y esquejar nuestras plantas.
  • Cuando los lithops hayan secado sus hojas antiguas, iniciarán su periodo de crecimiento y podemos volver a regarlos con cautela.
  • Durante mediados-finales de primavera las suculentas ya estarán totalmente activas y le aportaremos los nutrientes que necesitan.

Invierno

  • Durante el invierno no abonaremos nuestras suculentas.
  • Los cactus clásicos (como Mammillaria, Rebutia, Echinopsis, Lobivia, Opuntia y Tephrocactus, etc) estarán llevando a cabo su reposo invernal, sin riegos ni abonado.
  • Las suculentas resistentes al frío permanecerán con temperaturas bajas y sin riegos, es normal que pierdan turgencia.
  • El resto de las plantas crasas (las que no hibernan y las que se encuentran dentro de casa con temperaturas más cálidas) necesitarán riegos, pero éstos serán más escasos.
  • Durante esta estación escasean las tareas que necesitan nuestras plantas, no obstante, podemos ir comprando sustratos, macetas y semillas para la primavera.
  • Los cactus de Navidad (Schlumbergera truncata) necesitarán un periodo de 1 mes sin riegos tras la floración.
  • A finales de invierno, podemos ir colocando en un lugar más iluminado aquellas plantas que se encontraban hibernando (por ejemplo ante una ventana iluminada).
  • A finales de invierno, paulatinamente, volveremos a regar aquellos cactus que se encontraban hibernando, siempre dejando que el sustrato se seque entre un riego y el siguiente.
  • A finales de invierno podaremos los tallos que hayan crecido en nuestras suculentas durante esta estación, ya que serán tallos débiles y etiolados.

Finales de Invierno – Principios de Primavera

  • Aquellas suculentas que manteníamos a resguardo durante su reposo invernal pueden volver al exterior, no obstante, no podemos colocarlas directamente al sol directo, ya que se quemarían, así que las acostumbraremos poco a poco.
  • Volveremos a regar aquellos cactus que se encontraban hibernando, siempre dejando que el sustrato se seque entre un riego y el siguiente.

Compartir y visitar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *