Euphorbia milii

La Euphorbia milii, más comúnmente conocida como Corona de Cristo o Espinas de Cristo, presenta tallos suculentos protegidos por una cubierta espinosa y alcanzará hasta 1,5 metros de altura. Si quieres ver esta información en vídeo te lo dejo a continuación, si por el contrario la prefieres por escrito continúa leyendo:

Cuidados de la Euphorbia milii

La Euphorbia milii prefiere lugares soleados. Se adapta bien a diferentes exposiciones (sol, semisombra o dentro de casa) pero debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Si la mantenemos a la sombra su floración se verá perjudicada: florecerá menos y con colores más pálidos.
  • Si la mantenemos dentro de casa la colocaremos en un lugar muy iluminado, como por ejemplo cerca de una ventana.
  • Si el sol de tu zona en verano es muy intenso, ubícala dentro de casa o a semisombra. También puedes filtrarle la radiación solar con una malla de sombreo.
corona de cristo planta

Durante la estación fría deberemos protegerla de las heladas. Para ello podemos meterla dentro de casa y mantenerla a temperatura ambiente, ya que no necesitará hacer un periodo de reposo invernal. Si no podemos resguardarla en casa reduciremos los riegos, ya que el frío será más perjudicial cuando el sustrato esté húmedo. Es posible que con el frío pierda las hojas pero volverán a brotar en primavera.

La Euporbia milii es una planta suculenta, por tanto, regaremos sólo cuando el sustrato en superficie se haya secado.

El sustrato debe de ser drenado. Para ello podemos comprar un sustrato específico para cactus y otras suculentas. También podemos agregar arena gruesa o gravilla a un sustrato corriente para plantas en general. Esta planta no necesita demasiados nutrientes, sin embargo, agregando al sustrato humus de lombriz, compost, estiércol maduro o similar se desarrollará espléndidamente.

espinas euphorbia milii

No es necesario podar a esta planta, no obstante, si su tamaño es excesivo para nuestro jardín o su floración a decaído, podemos podarla para rejuvenecerla. Realizaremos esta poda a finales de invierno – principios de primavera, antes de que comience la brotación primaveral.

Reproducción

Podemos propagar a esta planta de manera sencilla mediante esquejes de tallo preferentemente en primavera. Escogeremos tallos que cumplan 3 condiciones:

  • Que sean tallos terminales, es decir, que tengan el extremo superior por donde continúan brotando.
  • De edad intermedia, ni muy anciano, ni muy joven.
  • Que sean de largo como mínimo 3 veces su diámetro. Por ejemplo, un esqueje de 1 cm de grosor deberá ser de 3 centímetros o más.
Esquejes Euphorbia milii
Esquejes Euphorbia milii

Cortaremos los esquejes (cuidado con su látex blanquecino irritante), dejaremos secar el corte y posteriormente lo plantaremos en sustrato húmedo. Introduciremos al menos medio esqueje en el sustrato. Hasta que enraíce lo mantendremos en un lugar bien iluminado pero sin sol directo.

Curiosidades

Lo que parecen pétalos en realidad son brácteas, es decir, hojas modificadas para proteger a la flor y atraer a los polinizadores gracias a su colorido. Además, las flores de las euphorbias están rodeadas de glándulas nectaríferas.

Flores y brácteas rojas de la Corona de Cristo
Flores y brácteas rojas de la Corona de Cristo

Si cortamos a una euphorbia segregarán un látex blanquecino que es irritante. Evitaremos mancharnos las manos y tocarnos ojos o boca. También podemos usar guantes para la poda y el esquejado.

Látex que segregan las euphorbias
Látex que segregan las euphorbias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.