Grava

En muchas ocasiones mezclamos grava o gravilla con el sustrato para mejorar el drenaje. En otros casos agregamos estos materiales en la superficie del sustrato, ya sea para dar un acabado estético o para guardar un poco más la humedad tras el riego.

Para ciertas plantas, como los lithops, es algo muy útil: Parte del cuerpo de los lithops quedará enterrado, sin embargo, son muy sensibles al exceso de humedad. Agregando una capa contundente de grava en la superficie, la cual se secará rápido tras el riego, evitaremos pudriciones.

lithops y grava
Cuerpo del lithops cubierto de grava (antes y después)

Debemos saber que cada grava tendrá sus características propias y podrá modificar al sustrato. Estas características dependen del terreno donde se extrae y no tanto del tipo de grava.

Grava caliza o calcárea

Quizás haya cierta confusión sobre estos dos términos ya que la diferencia es bastante sutil: Se le llama roca calcárea a las rocas en general que tienen en su composición carbonato cálcico (o carbonato de calcio, es lo mismo), por el contrario, la caliza es un tipo concreto de roca compuesta en su mayoría por carbonato de calcio (CaCO3). En la práctica podemos considerar que un material calizo y un material calcáreo es lo mismo, ya que nuestro interés radica en la presencia de carbonato de calcio y en cómo éste modifica el pH.

Un sencillo truco para saber si este material es calizo, es introducirlo en un recipiente con vinagre. Si la grava es caliza empezará a generar numerosas burbujas que ascenderán a la superficie. ¿Por qué ocurre ésto? La caliza combinada con vinagre produce acetato de calcio, agua y dióxido de carbono (que será las burbujas que aparecen). En el vídeo que te adjunto a continuación te ilustro este método:

Desventajas de los materiales calcáreos

Los materiales calizos no tienen nada de malo, sin embargo, son algo alcalinos y mezclados con el sustrato pueden elevar el pH de éste. Recordemos que la mayoría de nutrientes del sustrato estarán disponibles con un pH ligeramente ácido (5.5-7), por lo que un incremento del pH puede inmovilizar ciertos nutrientes y provocar carencias nutritivas en las plantas.

Ventajas de los materiales calcáreos

Existen especies de plantas que preferirán estos materiales, ya que de forma natural se han adaptado a vivir en sustrato más alcalinos, así que habrá que informarse sobre el tipo de sustrato que necesita nuestra planta y así proporcionarle el sustrato más adecuado.

Además, en la dosis correcta, un material calcáreo puede servir para corregir la acidez de un sustrato si ésta fuera excesiva. Por ejemplo, cuando cultivamos en un sustrato de turba rubia (con un pH de 3.5-4) y nuestra planta necesita menos acidez.

La grava puede contener nutrientes

Además del pH, las gravas también pueden liberar ciertos minerales que son nutrientes para nuestras plantas, lo cual puede ser algo interesante a la hora de confeccionar nuestras mezclas de sustrato. Un caso frecuente es la presencia de hierro en las gravas volcánicas y otras gravas decorativas. Para comprobar ésto bastará con acercar un imán a la grava, si ésta tuviera hierro se pegaría o haría el intento de pegarse al imán (ya dependiendo de la cantidad de hierro que tenga y del tamaño de la grava):

Comprobando con imán una grava decorativa (https://gph.is/g/4L5Y8gp)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *